grillosazules

Si le interesan mis temas me pueden escribir a grillosazules@gmail.com que de seguro le responderé, y ya está.

Friday, September 05, 2008

En pro de la integridad física de la periodista mexicana Lydia Cacho

Por Elsie Carbó

Desde hace días estaba por escribir sobre esta gran manifestación que se realizó en México contra la violencia, el secuestro y otros males más que enturbian esa sociedad, y precisamente ha sido una amiga quien me ha dado la oportunidad de escuchar de primera mano relatos en los que ella ha sido testigo presencial por encontrarse viviendo y trabajando ahora en ese país, y conocer personalmente algunos casos como el de la periodista Lydia Cacho, quien ha recibido amenazas contra su vida por denunciar valientemente una red de pederastia infantil.

Entonces mientras renunciaba a pedir una sopa tibia de frutos secos del monte, (oferta que brinda el Hotel Saratoga adonde fuimos a almorzar el grupo de amigas entre las que estaban además Lucrecia e Irma, Luz María me contó que la gente tiene mucho miedo a salir a las calles por la amenaza de los secuestros, la violencia, y otras formas de intimidación, que pueden ir desde robar bebés, prostitución infantil, arrebatar bolsos de mano, chantajes y asesinatos, como el del empresario de 30 años quien fuera torturado y rebanado en pedazos con una sierra, mientras su madre Isabel Miranda lo busca aún desesperadamente.

También está el de un muchacho que desapareció de su hogar y los padres han recibido uno a uno los dedos del joven mientras los captores esperaban por el rescate, pero lo más alucinante que me contó mi amiga, quien antes aquí en Cuba fuera la directora del museo de Guanabacoa y después del teatro América, es el caso de esta periodista que en estos momentos vive en peligro al estar mandada a matar por esa mafia todopoderosa que ella ha denunciado a través de sus artículos y sus libros.

Narra Luz María que en cierta oportunidad que las autoridades la llevaban detenida hacia un lugar desconocido del D.F. tuvieron que mantenerse en contacto visual con el carro que la conducía para evitar que fuera sacada del mismo y eliminada, porque esa era la orden que había y hay contra de ella entre los delincuentes que se escudan en las instituciones oficiales que a su vez podrían estar vinculados a estos grupos u organizaciones.

Lydia lo sabe pero es una periodista valiente, que en el 2006 recibió la distinción Fabricio Ojeda al valor informativo, y que no le bastan sus libros de denuncias publicados contra las redes de pederastia infantil y sigue escribiendo, recogiendo testimonios y datos muy importantes que ponen al descubierto las sanguinarias atrocidades que comenten estos maleantes.

Lo cierto es que la tranquilidad ciudadana en el país azteca está quebrada como un jarrón de biscuit, y como violencia es violencia en cualquier plano de la vida, este fenómeno trasciende al plano doméstico familiar y aunque parezca menos peligrosa por la fuerza de la costumbre y el silencio cotidiano, es tan cobarde como un empalamiento o un asesinato, “una mujer allá puede soportar hasta de dos o tres palizas del esposo al día sin que esto la haga pensar que su situación debe cambiar, y ni qué decir de aquellas madres que por temor al marido permiten que éste abuse sexualmente de sus hijas siendo incapaces de acudir a la policía” dice Luz María.

Por otra parte me contaba que el grado de ignorancia en muchas cuestiones elementales de la naturaleza humana es tal que cuando organiza por la Universidad de Can Cún donde trabaja, conferencias y seminarios, muchas de ellas entre mujeres con altos estudios académicos, o asiste a reuniones de café y solaz con algunas amigas, se siente abrumada al escuchar que alguno de los temas novedoso pudiera ser el descubrimiento por alguna de esas compañeras de la existencia de una zona mágico-femenina y misteriosa llamada clítoris.

Y así las cosas no voy a decir más por esta boca mía, solo congratular a las más de diez Organizaciones No Gubernamentales que protagonizaron la multitudinaria marcha en México en contra de la violencia y el secuestro, donde estuvieron también los ciudadanos de honor mexicanos, y los miembros de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género que abogan por la salvaguarda de la integridad física de la periodista Lydia Cacho.

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home