grillosazules

Si le interesan mis temas me pueden escribir a grillosazules@gmail.com que de seguro le responderé, y ya está.

Sunday, August 03, 2008

Es obvio que ya nada cambiará las cosas


He leído que la niña Madeleine McCann murió el 3 de mayo de 2007 en un apartamento de Praia da Luz. ¡Guao! Ahora la situación se torna como un accidente donde una pareja de testigos vio esa noche a su padre, Gerry, caminando con su cuerpo en los brazos hacia la playa, y no como una misteriosa desaparición según se había informado.

El jefe de aquella investigación, Gonçalo Amaral, ahora se ha encargado de divulgar esta noticia, claro, después de renunciar a la policía y escribir un primer libro que narra todos los acontecimientos a que tuvo acceso sobre la pequeña, y a quién o a quiénes habrá que echarle las culpas.

La cuestión es que los padres, según la nueva versión, temiendo que los servicios sociales les quitaran a los otros hijos, se ocuparon de borrar todas las pruebas, incluidas las llamadas que hicieron desde sus móviles, y sus amigos, dieron versiones contradictorias de lo sucedido.

Por otra parte se habla de que la diplomacia británica intervino con gran poderío para proteger a los McCann con una burbuja mediática, y ese blindaje impidió a la policía investigar con calma, que no obstante, logró reunir los indicios suficientes para implicarlos, hasta que el propio Gobierno portugués se encargó de apartar del caso al propio Amaral, que oficiaba como jefe de la investigación, y todo el mundo se quedó sin escuchar a los testigos cruciales. El proceso quedó irremisiblemente archivado por falta de pruebas.

Se puede pensar que Amaral tratará con este libro de recobrar su crédito profesional, mientras afirma que aún falta mucho por contar de esta historia en una segunda entrega que apunta a convertirse en una saga porteana, pero lo peor es que ya de Maddie ni se habla, ya no copa las conversaciones ni sale en las páginas de papel o en las pantallas de plasma.

La niñita que tanto dio que hablar en otras partes del mundo, digo yo, porque aquí en mi país nada se dijo, no existe ya ni en la imaginación, ha hecho plop como una pompa de jabón. Claro que tampoco sería bueno saturarnos con las desgracias de este mundo loco, en eso estoy a favor de no darle bola a la roja a las calamidades, que con las que hay nos bastan, aunque si vamos a ver más cerca tampoco podemos vivir de espaldas al canto o al llanto.

En fin, que me da pena la soledad de la Maddie o la penumbra de un caso policial que más que eso, parece la ficción más elaborada del séptimo arte, gracias a la manipulación de los medios y los dimes y diretes de investigadores, policías o poderosos. Lo que sí es obvio es que ya nada cambiará las cosas.

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home