grillosazules

Si le interesan mis temas me pueden escribir a grillosazules@gmail.com que de seguro le responderé, y ya está.

Tuesday, April 14, 2009

Una violación al día


Parece que los abusos sexuales y crímenes contra niños y niñas crecen como la verdolaga según los datos que leo a diario, y lo digo sin restar seriedad al tema aunque use la prolífera hierva que nace silvestre en los campos como comparación, porque el problema no es lo que una lee en los medios, sino lo que no se dice y subyace como un mal arraigado que se ha de ocultar como una mala sombra. Por eso pienso que la noticia no es que haya una violación diaria sino que la cifra es mucho más de lo que se informa por debajo.

Para apoyarme en lo que digo leo una fuente al azar, por ejemplo, la del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia (ISNA), que afirma que la violación de menores es cotidiana, en un balance de 2007, en un grupo de entre diez y catorce años, donde la mitad fueron causadas por los propios familiares o amigos cercanos al hogar, algo nos hace pensar que la cifra se queda corta y que la casa es el lugar menos seguro para los niños.

Qué paradójico, ¿no cree? Y este mismo Instituto registró entre enero y noviembre del siguiente año un total de 340 denuncias por violencia sexual y 465 por maltrato infantil, lo que parece ser una tolerancia de la violencia por parte de la sociedad y la fragilidad de esos estados, que no logra garantizar el cumplimiento de leyes que castiguen estos actos.

Y sigo con El Salvador porque es noticia en estos días, y les cito uno de esos crímenes sonados que ha saltado a la palestra pública y clasifica como causa nacional, a pesar de que quedó sin justicia en 1999. Se trata del secuestro, violación y muerte de Katya Miranda, de nueve años.
Pero ¿Por qué ahora? Bueno pues ha generado un movimiento ciudadano que reclama el esclarecimiento del crimen, y en esto tiene mucho que ver con el poder de las llamadas redes sociales.

La víctima se ha convertido en un símbolo contra los abusos de niños y niñas en esos países donde se estima que un menor es violado cada día.

El cadáver de Katya fue encontrado en la playa la madrugada del 4 de abril de 1999, durante las fiestas de Semana Santa, a unos metros del rancho donde descansaban sus familiares, entre ellos jefes militares y policiales.

Katya, durmió aquella noche junto a su hermana, Marcela, de siete, bajo la tutela de su padre, Edwin Miranda, un capitán del ejército que se encargaba de la seguridad del entonces presidente de El Salvador, Armando Calderón Sol.

En principio, el caso fue registrado como un accidente más en las vacaciones de verano. Algo que quedó tapado y con pisón.

La madre de Katya, Hilda Jiménez, actualmente con asilo en Estados Unidos , sepultó a su hija pensando que murió ahogada, pero meses más tarde supo con detalles que Katya había sido violada y asfixiada en la arena, y que su cuerpo había sido echado al mar.

Entonces en el 2000, el padre y el abuelo de la niña, Edwin y Carlos Miranda, respectivamente, fueron detenidos y posteriormente juzgados por la violación y el homicidio de la menor. No obstante, la jueza a cargo de la causa los absolvió por falta de pruebas.

En realidad algunos callaron pero otros continuaron investigando al margen del sistema judicial y hace varias semanas, la Fiscalía General de la República (FGR) pidió perdón a la madre por la gestión anterior y ordenó recapturar al abuelo de Katya y a otras seis personas acusadas del secuestro de la menor.

Hasta ahí por ahora la noticia, esperemos más adelante los resultados de la campaña organizada para esclarecer el crimen y juzgar a los culpables, aunque yo particularmente pienso que este es el principio de la madeja y son muchos los que quedarán impunes, y no solo en El Salvador.

1 Comments:

Blogger Anita said...

Aquí en España s estima que 1 decada 4 niñas sufre abuso sexual. Y tienes mucha razón con que los casos tienen que ser muchos mas. alfn y al cabo las estadísticas se basanm en denuncias, chavatazos y demás, que siemrpe es mucho más costos y delicado que el simeple hecho de callarse uno la boca por miedo cergüenza o lo que sea, asi que si las estadísticas marcan que 1 de cada 4 niñas casos denunciuados que s lo fácil, yo estimaría que 3 de cada 4, o dos . Estamos habladno de una barbaridad, A todo esto, contemos tambein con "la tentación", casos en los que haya habido esa tentación del acto en si pero No hueira habido atrevimiento... En resumen.... todas las niñas a mi juicio están en grave peligro constante ...

3:13 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home