grillosazules

Si le interesan mis temas me pueden escribir a grillosazules@gmail.com que de seguro le responderé, y ya está.

Thursday, June 11, 2009

Mi homenaje a Ana Frank



El nombre de Ana Frank esta muy vinculado a mi época de adolescente, cuando eso yo tendría unos trece años y devoraba todos los libros que estaban a mi alcance en la biblioteca de mi padre. Un día tropecé con el pequeño diario escrito por una niña judía mientras se escondía de los nazis con su familia, y nunca más la he olvidado. Hoy Ana tendría alrededor de 80 años sino hubiese muerto de tifus en aquel campo de concentración de Bergen-Belsen en Baja Sajonia, Alemania, en 1945.

Recuerdo que me sentaba bajo una mata de tamarindo que había en el patio de la finca y bajo su sombra me imaginaba los terribles sufrimientos por los que estaba Ana había pasado. Para mi mente joven aquellas anotaciones que luego de su muerte recorrieron el mundo publicadas a manera de diario, fueron una puerta abierta a la inspiración, por eso siempre las guardé entre mis cosas más preciadas.

Sin saberlo me convertí en su más constante divulgadora pues llevaba el libro conmigo a todas partes y se lo mostraba con misterio a mis compañeras de colegio como si fuera portador de algún texto conspirativo que se debía leer a escondidas y en voz baja.

Por ese entonces estudiaba en el colegio de monjas María Inmaculada en Cumanayagua y nunca se me olvidará que un día me sorprendió con el libro sobre el pupitre la maestra Sor Sacramento, una de las más austeras y rectas de la congregación, y de más está decirles que fui llevaba a la dirección por indisciplina en clase, pero cuando por fin tuve la oportunidad de defenderme dije, por supuesto muy asustada, que los judíos eran esos pájaros negros que revoloteaban en las cañas bravas de mi casa y, que yo supiera, nunca le habían hecho daño a nadie.

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home