grillosazules

Si le interesan mis temas me pueden escribir a grillosazules@gmail.com que de seguro le responderé, y ya está.

Monday, September 29, 2008

Una gota de rocío en el universo


El mundo ha de estar muy aburrido o demasiado decadente para que dios lo haya olvidado en sus ocupaciones olímpicas.

Eso pienso cuando leo las noticias en primera plana de un domingo cualquiera, pero vea, que cuando llego al lunes las cosas tampoco se diferencian mucho, 27 jóvenes asesinados en Colombia, más de 200 libaneses, iraníes e iraquíes muertos en Damasco por un coche bomba, un candidato de izquierda en el estado sureño de Guerrero muerto a tiros mientras hacía ejercicio al aire libre con su hija de 22 años, el narcotráfico impone el terror con secuestros y desaparecidos, tres cadáveres decapitados de tres hombres hallados en un camino al noroeste de México, y para completar, los candidatos a la presidencia de Estados Unidos discrepan sobre la forma de superar la crisis financiera en Wall Street con un suero de 700 000 millardos de millones de dólares, mientras, en otros países esa misma cifra pero de niños, se muere de hambre.

¿Acaso dios se está haciendo el chivo loco para no ver las cosas? No soy fatalista ni existencialista, ni otros “istas” del caballete, tampoco me dejo amilanar fácilmente por estas lecturas, pero al paso que van las cosas hay que pensar seriamente que algo no anda bien por el azul celeste, y lo peor es que de alguna manera estos desatinos terrestres me afectarán a mi también aunque no viva en Damasco, en España, en México o en Afganistán. No hay que ser erudito o estar alfabetizado para no darse cuenta y creer que el problema no me toca y escaparemos indemnes a esta descomunal onda expansiva e isopotrómica que consume al planeta.

Por otra parte creo que rezar y poner velas tampoco resuelva la situación. Así que si usted encuentra un refugio decente, más o menos con cierta tranquilidad, donde pueda leer, escribir o pasarse el domingo echándose fresco en las verijas, cuídelo, no lo pierda por miopía o egocentrismo barato, y mucho menos, no trate de buscarle el ojo morado o la mancha oscura a la blusa de lino blanco, que eso a las diez de última es lo que menos importa, vaya a la esencia de las cosas y no se queje tanto o alarme por un par de goteras dentro de la casa, que lo suyo, comparado con ese espectro tecnológico de muerte más bien es una suerte, tenga la seguridad que nada es perfecto, ni aquí ni en ninguna otra parte, como diría un sabio de mi pueblo, solo es cuestión matemática saber la magnitud de la paja que tengo en mi ojo y me dará la ecuación de la ajena.

Lo otro es un síndrome muy conocido que se localiza cercano al tejido epitelial de los escrotos o de ciertos órganos reproductores opacos, que si usted no está conforme con su cafetera es probable que se deba a un aislamiento congénito del cual seguramente culparán a sus abuelos, y como es lógico, nunca se sentará ante el espejo a repasar el manual cívico del ególatra, y si sigue creyendo que usted es el mejor o la mejora, y no tiene fisuras en el pentagrama fúmese un cigarrillo y escuche a Charlie Parker, que nadie es un mecanismo perfecto en la sociedad en la que vive.

Ese síndrome de que siempre tengo la razón no se cura con aspirina o paracetamol. Es el sufrimiento del si no me atienden y me dan lo que quiero pataleo y rompo el tambor, estoy en mi derecho porque soy un ciudadano o una ciudadana que aprendí desde la primaria qué cosa es el derecho ¿y el izquierdo también? Entonces hago como que voy a tumbar al gobierno o al presidente y al pipisigallo si es necesario, pero no voy a entrar en razones con nadie, yo si no entiendo que no me den mi visa intergaláctica o que no pueda cantar mi canción al pollo congelado en radio Taíno o en el Carnegie Hall, y me voy a inmolar ante una piña colada. ¿Abrase visto cosa igual?

¿Alguien habrá hecho un estudio aproximado de los componentes de una gota de rocío? Sabiendo que el hidrógeno es un gas inflamable, incoloro e inodoro, ligero y abundante en el universo y del que se forman las estrellas, y que el oxígeno es un elemento químico que representa aproximadamente el 20% de la composición de la atmósfera terrestre, y que es uno de los elementos más importantes de la química orgánica al participar en el ciclo energético de los seres vivos.

Todo esto es bueno saberlo para respirar bastante y apreciar esas pequeñas gotitas de agua que brillan sobre el césped y las plantas al amanecer. Y ya está, no me extiendo más porque no estoy especializada en el tema, solo lo arrastro por los pelos para decir que imagino que así somos los humanos, una minucia gaseosa y graciosa como una gota de rocío en el gran universo. Entonces, ¿No valdría la pena detener la jaca para pensar en los demás?

1 Comments:

Blogger Casi Ángel said...

Verdades y bellezas se conjugan en tus palabras. No somos más que una gota de rocío... pero hay que ver con qué magia se producen estas pequeñas! Con tres átomos y un rayo, forman la molécula de la vida.
Saludos!

10:54 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home